Trueno
Música, honestidad y revolución
Trueno no necesita carta de presentación, nunca le ha hecho falta. Desde su primera competición dentro del mundo del freestyle, el rapero ha ido siempre a por todas. Él es puro carisma, puro fuego, sabe lo que quiere, cómo lo quiere lograr y, lo más importante, hacerlo disfrutando del camino. Tras ganar incontables competiciones y erigirse como el rey del estilo libre, Trueno ha querido ir más allá para dejar claro que, en el mundo de la música, no hay barrera que lo pare.
Entrevista extraída ACERO vol. 3. Adaptada a la versión online. Hazte con tu copia aquí.
Con su primer álbum, Atrevido, conquistó al público de medio mundo y demostró que no solo es un virtuoso del verso y la rima, también un incombustible cantante de rap. Letras como las de Azul y oro o Background han supuesto todo un recital sobre el inconformismo juvenil, donde también hay hueco para el amor fogoso y sincero, como nos demostró en Mamichula, a dúo con su pareja Nicki Nicole, que ya acumula más de doscientos millones de reproducciones en plataformas musicales.
Ahora, con su segundo álbum, Bien o mal, copando las listas de los más vendidos, Trueno homenajea a su tierra, Argentina, a su barrio, La Boca, y a todos aquellos que levantan el puño contra las injusticias, en quince temas que plasman la disyuntiva entre herir o sanar, huir o pelear. El álbum cuenta con colaboraciones estelares de la talla de Víctor Heredia o Nathy Peluso, quien fusiona su voz con la de Trueno en un candente himno sobre la libertad titulado Argentina. Y es que la revolución ha llegado y Trueno está de nuestro lado.
¡Hola!
¡Hey! ¿Todo bien?
¡Sí!
¡Es un gustazo hablar contigo!
Lo mismo digo. Es un placer. ¡Enhorabuena por el lanzamiento de tu segundo álbum!
Muchas gracias.
Es alucinante que con tan solo 20 años tengas ya dos álbumes, seas un consolidado rapero y freestyler. ¡Mazo de cosas!
¡Sí! (risas).
Pero dime, sé que los freestylers solo jugáis para ganar. ¿Siempre tuviste claro que llegarías a dónde has llegado?
¡No, no! Obviamente siempre fue un sueño, pero creo que cuando más pude ganar y cuando más logré las cosas fue cuando menos lo pensé y menos me exigí. Empecé a disfrutar de lo que hacía sin autoexigirme. Claro que las competencias siempre tienen ese ruidito que se te mete dentro.
Empezaste muy, muy pequeño. Con tan solo 4 años cogiste un micrófono por primera vez y desde entonces todo ha sido un remolino de emociones. Muchas competiciones, premios, derrotas, éxitos y millones de seguidores... ¿Cuál es la clave para poder gestionarlo tan joven?
Es un poco innecesario dar un consejo, ya que si uno tiene un sueño que persigue todo los días o siente algo que lo mueva, sea lo que sea, lo va a hacer inconscientemente. Te vas a levantar pensando en eso, te vas a ir dormir pensando en eso..., entonces si vas trabajando duro, poco a poco irás recogiendo los frutos.
También te digo, esto de perseguir un sueño a veces cansa mucho...
(Risas) Sí. Hay miles de frustraciones. Hasta cuando ya consigues cosas, sigue habiendo frustraciones. Incluso te comparas contigo mismo. Pero todo es parte del proceso y de todo se aprende, que es lo importante.
¿Se te pasó por la cabeza en algún momento decir, oye, lo mando todo a paseo y me dedico a otra cosa?
Sí, obviamente. Al principio, más que nada, cuando recibía muchas críticas, siendo aún muy chiquito. Pero, si uno es artista es porque tiene inspiración y las obras se crean desde esas ganas, por ejemplo, de escribir. Se te prende la lamparilla y, a veces, tienes que prenderla tú mismo.
Ahora lanzas tu segundo álbum: Bien o mal, después de haber arrasado con Atrevido hace 2 años. ¿Qué cambios has experimentado como compositor y cantante en este tiempo?
Crecí un montón como persona. Atrevido lo saqué con 17, con 20 conocí a mi compañera, me mudé del barrio y visité otros países. De esos momentos surgen catarsis personales, nuevas preguntas y nuevas respuestas que te acaban llevando a las letras que quieres escribir. Bien o mal siento que es un disco más sobre la reivindicación y consolidación de quien soy y de donde pertenezco, cuál es mi tierra y mi comunidad.
Con Atrevido dijiste que “venías a romper”. ¿Querías dejar atrás el pasado como freestyler?
Sí. Yo creo que el primer disco fue la transición y el segundo es la consolidación de nuestro proyecto musical. Aunque el amor por el freestyle siempre va a estar ahí.
¡Hombre, es normal! ¡Estuviste muchos años!
¡Sí! (risas).
Mira, Bien o mal yo lo he sentido como tu despertar, como si dijeras: este soy yo, este es mi mundo, me han puteado pero lo he conseguido.
¡Exactamente!
¿Qué precio crees que has pagado por ser quién eres hoy?
Uno, siempre que decide levantar la voz, se enfrenta a consecuencias. Va a haber gente en tu contra y a favor. Lo importante de todo eso es que haya personas que quieran caminar contigo y estén de acuerdo con tu mensaje. Intentamos poner nuestro granito de arena con lo que pensamos, y diciendo lo que queremos cambiar.
Este disco llega después de 2 años, 2 años muy duros marcados por un panorama social muy incierto. Proviniendo de un país con unas condiciones ya de por sí duras, no habrá tenido que ser fácil. Cuéntame cómo has vivido todo esto y de qué manera crees que se refleja en este álbum.
¡Mucho, mucho! ¡Se ha reflejado mucho! Justamente empecé a escribirlo en pandemia. El primer tema que escribí fue Panamá, que es el último país que recorrí en 2019 y se me grabó en la mente. También habla del amor por mi novia, a la que conocí en esos momentos.
¿Conociste a tu novia justo antes de la pandemia? ¡Qué suerte!
Me salvó, me salvó. Somos dos personas que tenemos una vida muy movida. ¿Viste? Justo nos tocó conocernos en un momento en el que podíamos conocernos bien y convivir todos los días. Pudimos conformar una relación súper buena, sabiendo que volveríamos de nuevo a nuestra vida de continuo movimiento.
Tu novia es la también cantante Nicki Nicole, con la que lanzaste el tema Mamichula que fue un auténtico éxito. ¿Crees que el factor ‘power couple’ se sintió en la canción e influyó en su éxito?
Sí. Creo que fue un marketing sin querer. Empezamos a formar la relación mientras componíamos el tema. Como te he contado, nos conocimos en pandemia y vivíamos juntos. Por nuestros stories, en donde podía verse el mismo mueble o el mismo cuadro, la gente empezó a preguntarse si estábamos juntos o no. El lanzamiento del tema fue la confirmación.
¿Se nota el tener una pareja que se dedique a lo mismo que tú?
¡Nos apoyamos mucho en lo profesional y en lo personal! En la música de cada uno estamos los dos muy presentes.
Dejando de lado el tema de la relaciones sentimentales, del que a mí me encanta marujear, volvamos a la música. ¿De qué más temas trata el álbum?
El disco también habla de cuando pudimos salir tras la pandemia y conocer nuevos países como España o Estados Unidos. La pandemia me ha traído nuevos pensamientos y preguntas que me han hecho sacar letras reflexionando sobre la vida que llevaba antes de todo lo sucedido.
Después de escuchar tu disco no estoy muy seguro de si se trata de ‘bien o mal’ o de ‘rabia o amor’; rabia por las injusticias y amor por aquellos que las sufren. ¿Estoy equivocado?
¡Súper, súper! ¡Correcto! Lo has descrito muy bien (risas).
He escuchado temas del álbum que reflejan el bien o el mal desde una perspectiva más individual, más íntima. Me gustaría saber cómo asumes tus propios errores.
Tratando de escuchar a mi madre y a mi padre y, por suerte, al grupo de gente de mi entorno que son muy sanos. Si me caigo, me van a levantar, pero también me van a decir porqué me tropecé. Siempre tratando de mejorar y ser buena persona.
En letras como la de Solo por vos, podemos apreciar un atisbo completo de ese ‘Bien’ al que haces referencia en el título del álbum, y hace pensar también en que, quizás, entre tanta ruina, puede haber un hueco para la esperanza. Viniendo de un país socialmente lastrado, ¿sientes que las cosas pueden ir a mejor?
Súper, y creo mucho en las nuevas generaciones.
Pero, ¿no crees que parte de esas nuevas generaciones se han vuelto algo banales con todo el tema de las redes sociales, la popularidad y el aparentar?
Yo creo que hay un poco de todo. Las generaciones son diferentes. Pero todavía hay códigos e ideales que se han mantenido, y también hay códigos nuevos. Hemos evolucionado mucho respecto a abrir la mente, la aceptación de las culturas, las orientaciones sexuales..., mejoramos en un montón de cosas y, obviamente, en otras no. ¡Nah! También creo que hay muchos artistas que llevan la voz, que dicen cosas sobre las diferentes realidades sociales y es muy importante, ya que la música es un medio de comunicación.
La música, como la moda, al fin y al cabo es un reflejo del momento...
Eso es. La música es la cortina de años.
Cuando eches la vista atrás, ¿seguirás queriendo de la misma manera la música que, por ejemplo, has creado en Bien o mal?
Siempre con cariño. Al igual que Atrevido, cada disco representa una versión mía, un aprendizaje. Y por más que uno mire atrás y piense que podría haber hecho las cosas de forma diferente, siempre lo voy a ver como una construcción en la que sin el primer bloque no hay segundo, y sin segundo no hay tercero.
¿Te sigues reconociendo en canciones pasadas?
Sí. Hay canciones cuyo mensaje ya no me representa o no me gusta lo que hacía en ese género, pero lo tomo como parte del camino.
En este álbum colaboras con mujeres como Nathy Peluso o La Charo, grandes cantantes argentinas, y has ensalzado siempre el valor de la mujer con el gran tema que hiciste con Nicki Nicole. Pero, al mismo tiempo, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, denigra a una mujer en declaraciones públicas, debe ser algo demoledor.
Nosotros estamos muy en contra de ese pensamiento. No tenemos nada que ver. Yo crecí con unos códigos diferentes gracias a mi padre y a mi madre. Por eso creo que las nuevas generaciones están mucho más abiertas sobre la aceptación de otro ser humano. Cada uno con su vida hace lo que quiere. Sobre Nathy puedo decirte que es una artista increíble y una representante del hip hop muy fuerte. La Charo es una representante y una luchadora de los pueblos originarios quechua argentinos. A cada una le guardo un respeto muy grande.
En una estrofa de la canción Bien o mal dices lo siguiente: “Y aunque ya casi nadie me vea como antes / Sigo siendo el mismo, tres pasos adelante / Ahora todos llaman, to' quieren ser parte / Pero yo solo como con quien pasé hambre”. ¿Ha sido complicado para ti no caer en las tentaciones de la fama y despegarse de quién eres?
No sé. Creo que para mí fue fácil, porque sé todo lo que me ha costado. Mi fin nunca han sido ni los autos, ni los lujos, ni las mujeres.
Yo siento que aún me falta un montón. No me siento cómodo, ni en la cima, ni en un éxito. Sigo en una búsqueda en la que, por suerte, la gente nos elige, comparte nuestra música y la vive con nosotros. El objetivo está en seguir aprendiendo y descubriendo. No nos sentimos realizados aún.
Siempre has mencionado tu barrio La Boca, en las letras, como una insignia de tu personalidad. Benito Quinquela dijo una vez que él solo pintaba para su país y para su barrio, La Boca. ¿Aunque uno salga de él, siempre lo lleva dentro?
¡Tú lo dices! Yo sigo siendo la misma persona. Estoy muy agradecido a mi barrio donde he aprendido los códigos que tengo. Lo recuerdo con mucho amor.
Si te hablo de Quinquinela me voy muy lejos. Tu propio padre fue tu primera gran fuente de inspiración, ¿de qué manera recuerdas esos comienzos, descubriendo la música junto a él?
¡Hermoso! Lo recuerdo siempre en una lucha en la que nunca había una seguridad económica, ni de ningún tipo. Fue una apuesta por la música, por el rap. Lo veía soñando, ensayando en casa, tocando en lugares para solo diez personas... Yo lo viví muy feliz, como un juego y, por suerte, seguimos tocando juntos como antes. Ahora para miles de personas.
¿Recuerdas el consejo más importante que te ha dado?
¡Muchos consejos! Siempre pienso en las cosas que él me decía de chico cuando me siento indeciso. Los temas siempre se los muestro a él, es mi mayor compañero en todo este sueño.
Escuchando este disco se me han venido a la cabeza unas declaraciones tuyas de hace un tiempo en las que decías: “Hay gente en La Boca que lo intenta bien y otra que lo intenta mal”. ¿Te ha sido fácil discernir siempre cuál era el camino del bien cuando estabas creciendo en ese barrio?
Fue siempre fácil por la familia que tuve, mi padre, mi madre, mis tías... No me dejaban equivocarme. He convivido con gente que no tuvo esa contención familiar en su vida, ¿viste? Y para ellos era más fácil equivocarse.
Ahora con el éxito a tus espaldas, el estilo de vida no será el mismo...
¡Claro!
¿Cambia la forma de ver las cosas, las situaciones y las personas en un barrio como La Boca?
Yo siempre que vuelvo al barrio lo siento muy lindo. Con los pibes del barrio me sigo viendo, seguimos jugando al fútbol, haciendo asado... Mi familia siempre va a estar presente y voy a seguir visitando mi casa. Por más que la gente me tome como un ejemplo y los chiquititos nos admiren, yo me siento una persona más.
Ya que estamos hablando de tu familia, de la gente de tu barrio, de la sociedad argentina, me gustaría saber si te han intentado censurar alguna vez...
¡Súper! El vídeo de Fuck the Police nos lo quisieron bajar del Youtube. Pueden venir, pueden pegarnos... pero la libertad está de nuestro lado.
Y tú, ¿has llegado alguna vez a autocensurar tus propias letras?
No, no. Y por eso sufro tanto las consecuencias.
¡Pues ole tus cojones por no callarte!
(Risas) ¡Gracias, papá! Siempre estamos en eso, en decir lo que pensamos.
La canción Argentina junto a Nathy Peluso es muy importante, ya que es un homenaje, a la vez que una reivindicación sobre vuestro país. ¿Qué efecto te gustaría que tuviera en todo aquel que la escuche?
Me gustaría que, aunque quien la escuche no sea argentino, se sienta orgulloso de su país. Recién lo hablaba con gente de acá en España y la han vivido a flor de piel. La canción habla del país en el que nací y estoy orgulloso. Todos deberíamos sentirnos orgullosos del país en el que nacimos.
Bien o mal también cuenta con la participación de cantantes como Pedro Peligro o Víctor Heredia. ¿Cómo escoges a los artistas con los que quieres colaborar?
Me fijo en la personalidad, en los códigos que yo mantengo; y necesito sentir que podamos crear una obra juntos. Una canción es algo muy íntimo y yo dejo mucho de mí en todas ellas; por eso si me quiero someter al crearlo con alguien, tengo que sentir una conexión personal, musical o ambas.
¿No te sientes desnudo dejando tanto de ti en tantas canciones?
Sí, la verdad. Pero creo que es lo más gratificante el mostrarte como un ser humano, cuando se suele idealizar tanto a los artistas, la gente piensa que no somos personas y, obviamente, lo somos. Lo pasamos bien y lo pasamos mal. Si uno no es transparente con lo que hace, no termina de ser cien por cien uno mismo.
¿Y dónde queda el misterio?
 La gente nunca te termina de conocer. Incluso la gente que me conoce más personalmente tampoco llega a conocer del todo otras facetas mías, que poco tienen que ver.
¿Eres muy distinto cuando coges un micrófono?
Soy muy tranquilo, muy resguardado, muy de su entorno. Quizás la gente tiene otra imagen de estar todo el día de fiesta y en el jet privado, pero yo estoy más en mi casa con mi familia y mis amigos que otra cosa.
Es imposible no preguntarte por tu vínculo musical con Bizarrap, con quien colaboras en este disco en el tema: Jungle y también en varias sesiones freestyle muy exitosas. ¿Por qué encajáis tan bien musicalmente?
Es un groso, un capo. Nos cagamos de la risa cuando nos juntamos en el estudio. Las canciones las hacemos para divertirnos y disfrutar para crear.
Concluimos entonces, la química es indispensable.
Totalmente.
A mí me encanta Eminem y sé que eres un gran fan. De pequeño vi la película sobre su vida: 8 Millas, por la que se llevó un Oscar.
Esa película ha servido de inspiración para muchos de nosotros y cierto, ganó el Oscar.
¡Ese dato me encanta recordarlo! (risas). Reconozco que me fascina tu faceta en las competiciones de rap donde tuviste una larga carrera. ¿Cómo te preparabas para enfrentarte a esos momentos de tensión?
Al principio era mucho más competitivo. Quería ganar pero cuando mejor me fue, fue cuando únicamente lo hacía por disfrutar. Salir para improvisar sin pensar demasiado las cosas.
¿Te desgastó la competición?
No es desgaste. La adrenalina es hermosa y el competir me encanta. Es muy divertido. Los shows en vivo, los conciertos que hago ahora, son mucho más gratificantes, ya que ves a la gente que va a escuchar tus canciones. Yo eso lo siento mucho más allegado. En una batalla, el público va a ver quién gana.
¿Recuerdas algún momento especial que te marcara de alguna de esas competiciones?
Todos los momentos son especiales. Cada gira que hicimos. Viví miles de experiencias muy lindas.
¿Aún hay ganas de competir?
Me sigue atrayendo la competición, pero yo ya hice bastante en ese terreno.
¿Y si te reta Eminem a competir?
(Risas). ¡Obvio que lo haría!
¡A lo mejor te tiene ya en el radar para una colaboración!
¡Le estamos esperando con las que necesite!
¿Nunca le has escrito por Instagram?
¡No me da! Prefiero conocerlo en persona y chocarle los cinco.
Estarás de acuerdo conmigo, que con este trabajo empieza una etapa completamente nueva. ¿Con qué actitud la afrontas?
Con mucha esperanza y ganas de seguir. Quiero seguir descubriendo y haciendo música. Visitar nuevos países y seguir tocando, que es una de las cosas que más me gusta. Seguimos en la búsqueda, no sabemos el destino, pero vamos hacia adelante.
Texto
Juan Martí
Dirección creativa
Aroa Puente y Felipe Longoni
Fotografía
Felipe Longoni
Estilismo
Adrián Lorca
Pelo y Makeup
Lucas Margarit
Asistente de fotografía
Joan Hurtado
Asistente de estilismo
Mario Simón Luque
Producción
The Royal Production Company
Contenidos relacionados
Dani
Su álbum más sincero y ecléctico

Se inspira en el formato postal para componer su segundo álbum. “Posdata” va de viejos amores, nuevas ilusiones y alguna que otra declaración de intenciones.

Mark Luva
Detrás de la escena

Arca o La Zowi son dos de los artistas que han confiado en sus sonidos que junto a su fiel compañero Joxean crean un triangulo de violencia e intensidad.

Blanco Palamera
En eterno conflicto

Estar mucho tiempo en el mismo sitio nos aburre, dicen. Por eso su nuevo single, “Mundo pequeno” suena más luminoso que su último álbum “Intimidade”.

Lusillón
Despertar soñando

Pepi, Lusillón: una chica del montón. O no. Hablamos con la cantante y compositora sobre su nuevo álbum, el futuro y sentirse orgullosa de una misma.

Mami LaQuinn
Volvemos pa’ Madrid

La sevillana de nacimiento y madrileña de adopción lanza “Espectáculo”, el disco con el que estrena etapa y deja claro que aún le quedan ases en la manga.

Los mejores discos de 2022
(Solo en español)

Despedimos el año con una de esas listas que nos gustan tanto. Qué sería de la vida sin música. Aquí nuestro ranking de lo mejor de lo mejor.

Más contenidos